Visita a la librería El Ateneo

En una de las vacaciones que tuve con mi pareja tuvimos la posibilidad de visitar Buenos Aires y como ya he mencionado en otras historias, es una ciudad, que nos gustó.

Yo soy la de los libros, pues mi pareja tiene otro tipo de gustos.

Sin embargo, siempre ha respetado e impulsado mi amor por los libros.

Cuando llegamos a Buenos Aires, en medio de tantas cosas por hacer, había un panorama que sí o sí teníamos que realizar: Conocer la librería El Ateneo (aprovechamos para hacerle propaganda jaja).

De hecho tod@ aquel/lla que sea amante de la lectura, si está en esta hermosa ciudad, le sugiero que vaya a conocerla, es un regalo para el alma.

Por distintas razones, cuando íbamos a ir algo pasaba y terminábamos haciendo otra cosa.

Hasta que llegó el tan anhelado día:

Llegamos, luego de una tremenda caminata, si algo recuerdo de esas vacaciones es que dejamos los pies en las calles, literalmente.

Y al entrar, sentía que el corazón se me iba a salir, ver tantos libros, una infraestructura majestuosa a mi modo de ver, pues esa librería está donde antes había sido un teatro.

Tres pisos de libros y más libros.

Era mi sueño hecho realidad.

Yo era como una niña, cuando le das por primera vez un dulce o cuando le entregas ese regalo que tanto esperó.

Sentí tanta emoción que sin querer ser exagerada, algunas lágrimas resbalaron por mis mejillas de pura alegría, de puro agradecimiento, de poder estar ahí y más de estar con mi amor.

Comencé este maravilloso recorrido piso por piso, estante por estante y lo espectacular que tiene este lugar, es que puedes sentarte a leer, de hecho en el primer piso hay una cafetería.

Así que yo miraba y miraba libros, tomaba algunos, tan sólo para tener la dicha de luego llevarlos a un espacio de sillones que hay en cada piso y sentarme a leer.

Encontrarme con distintos géneros literarios, libros desde mi profesión y del enfoque que tengo, que cuesta mucho encontrar, del autor que sigo, y ahí estaban.

Cada vez que lo recuerdo, mi corazón viaja a millones de kilómetros y es como si de nuevo estuviera mi espíritu recorriendo ese mágico lugar.

De verdad la emoción me embarga.

Como era de esperarse, perdí la noción del tiempo.

Les juro, sin miedo a equivocarme que podría quedarme a dormir ahí.

Es como la biblioteca personal que sueñas, o que al menos, siempre he soñado tener.

Yo estaba maravillada, estupefacta, emocionada y perdí de vista a mi pareja.

Luego de transcurrido un buen rato (no sé cuánto porque como les digo perdí la noción del tiempo), volteó a mirar y no veo a mi pareja.

Ahí, por más feliz que estuviera me asusté.

Así que comencé a buscarle al comienzo algo nerviosa y a medida que no le encontraba la búsqueda se puso frenética jaja.

Cuando entre estantes que iba caminando, llego al rincón de lectura del que les hablo y ahí estaba mi pareja: Leyendo!!!.

Ojo que no es que nunca tome un libro, lo hace; sin embargo, no con la frecuencia y reverencia mía, a decir verdad, es muy raro que lo haga.

Así que cuando llego y le veo sentada, concentrada, veo por sus facciones que lo está disfrutando.

Ahí sí que no tengo palabras para describirles lo que sentí y siento cada vez que lo recuerdo.

De hecho fue tan significativo para mí que cuando pienso en El Ateneo se viene a mi mente la imagen de mi pareja leyendo.

Yo, como venía con varios libros y para intentar no avergonzarle, tan sólo me senté a su lado y comencé a disfrutar de este hermoso regalo que la vida me estaba dando.

Simulé que leía; sin embargo, para ser sincera y entre nos, tan sólo le veía y pensaba muchas cosas:

¿Alguna vez imaginé que iba a ver a mi pareja disfrutando de la lectura de esa manera?

Tod@s pueden leer, siempre y cuando encuentren algo que sea de su interés.

Qué magia la que tiene El Ateneo que hace que tod@s entremos en la mística de la lectura!

Estas vacaciones, más allá de los lugares que conocimos, me dejó estos regalos: Descubrir nuevas facetas de mi pareja y mías y disfrutar de ese hallazgo…

 

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

2 comentarios en “Visita a la librería El Ateneo

  1. Maravilloso!! A mi pareja Le ocurre igual. Tiene que ser algo de su interés. Gracias por este texto. No sólo la mezcla del viaje y el amor. También el Ateneo. Un gran saludo! (por fin me ha dejado entrar. Yujuu!)

    • Hola Keren qué alegría encontrarnos con un comentario tuyo y más leer que te ha gustado la historia!!! Muchas gracias por hacérnoslo saber y qué alegría también que por fin hayas podido entrar!!! Nuevamente mil y mil gracias por tu paciencia y comprensión.
      Un gran abrazo para ti y tu pareja

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *