Mi gato y sus súper poderes

Es asombroso ver cómo los animales en sus distintas facetas nos alimentan el espíritu y nos nutren con su divina sabiduría.

Una tarde llego a casa al finalizar mi jornada laboral, la cual fue abrumadora por una infinidad de situaciones que no voy a comentar pues no vienen al tema.

Entro y saludo a mi gato, él como intuyendo la energía negativa con la que venía se me acerca y se pone intenso, yo claramente no le hago mucho caso más allá del saludo pues intento cuidarlo siempre.

El insiste en seguirme, cual acosador, lugar al que me iba me seguía, en fracción de segundos nos quedamos los dos frente a frente y lo miro a los ojos y le digo: “Hoy fue un día horrible y no quiero contaminarte”… él me mira fijamente con esos adorables ojos celestes que irradiaban su brillo.

Como sabemos, ellos son seres muy dominantes y siempre terminan haciendo lo que quieren se me acerca y no se despega de mi…

Dejo que el haga su “trabajo” pidiéndole al universo que así como él me limpia que también lo haga con él, pues para mi son tan indefensos que por mas que tengan super poderes igual sienten.

El se queda pegado a mí por varios minutos y después se retira… Yo quedo mirándolo y agradeciéndole ese bello gesto.

Me dispongo a preparar algo para comer y me llama la atención que él no aparezca, ya que siente el sonar de una simple cuchara y corre llorando a verme y a pedir comida.

Espero unos minutos y lo voy a buscar, no lo encuentro y el temor se apodera de mí, es que es insólito que si no sale de la casa pueda no estar.

Lo llamo y nada, ya se estaba oscureciendo, cuando voy a la habitación y veo una sombra en el televisor y una mirada fija, como si fuera una imagen de algún comercial del terror!!

Ahí estaba él como saliendo del televisor al más puro estilo de la película El Aro y le digo “Oye tú qué haces ahí”…

No responde nada y se queda con esa mirada fija y penetrante, como diciendo “retírate que estoy en mi proceso”…

Después entendí que ellos se descargan frente a estos artículos cuando están muy cargados de negatividad y pensé “Que increíble como debo haber llegado que él en su afán de curarme quedó pegado en ese televisor”

Si ves esta historia es tragicómica pues trae consigo esa magia que encontramos en los animales, pero a la vez el actuar de ellos a veces es tan insólito que hasta más de unas carcajadas salen.

Así es mi gato, con sus super poderes, a veces intenso, a veces demasiado relajado pero lo que tengo claro que está en las buenas y en las malas y que es lo que yo pedí en mi vida, que me amen, me cuiden y me respeten y no me pidan nada a cambio más de lo que puedo dar y con él siempre ha sido así.

Parecemos locos, jugamos, reímos, nos peleamos pero nos cuidamos cuando uno de los dos cae, siempre intentamos levantarnos y yo aún sabiendo que no tengo esos superpoderes me esmero por hacerlo feliz.

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *