Cada día intento verme

He dormido profunda toda la noche, siento el cansancio en mi cuerpo, en mi cabeza por cosas del día a día, el trabajo, la casa, las deudas… esa rutina que a veces no ve el sol.

Cada día que amanece procuro mirarme al espejo y VERME, a su vez VEO en mi rostro el paso del tiempo, y me niego a pensar que mi cara de cansada sea por esos factores.

Sé que van pasando la cuenta cada una de las preocupaciones.

Hoy cuando me miraba al espejo había algo que me decía que iba a ser un buen día, algo que aflora en mi mente y en mi corazón, esas señales que hay que saber distinguir en momentos.

Salí acompañada de mi pareja, hablábamos camino al trabajo de cómo enfrentar la rutina pero veía destellos de luz que me decían que algo ocurriría a favor.

Y así fue, tuve un golpe de suerte que me permitió enfocarme en lo que realmente quería y necesitaba.

Sentí que el universo me miró con bondad y me cumplió lo que necesitaba.

Miraba al cielo y daba gracias por tener la claridad y el tiempo para VER esas señales que me enviaba, para no caer en la rutina tediosa que te reafirma que todo sigue igual.

Te juro que ver esas señales me cambió el día y aumentó mi fe, esa que por ratos guardo en algún cajón esperando que me vea, que me escuche, que me sienta.

Llegué a casa después de un largo día laboral con una sonrisa gigante, conversé con mi pareja y le conté lo que había ocurrido.

Esas cosas que no tienen lógica ni secuencia, esas que sólo suceden cuando te logras conectar contigo, esos largos episodios donde el silencio aflora y la fe retoma fuerzas.

Con esto quiero decirte, quiero animarte a que veas la vida con todos sus matices, que te des el tiempo de VERTE… no te quita tiempo… que te conectes contigo y que luches.

Que te esfuerces por lo que quieres, por lo que necesitas, el universo no tiene límites y cuando regalas sonrisas tengo la certeza que descolocas al mundo.

Pero de igual forma se retribuye en buenas energías tan necesarias para el mundo que vivimos en donde no hay espacio ni tiempo para VERNOS.

Todo es tan metódico, preguntas cómo estás? Y uno sin pensarlo dice bien, aunque por dentro estés destrozado.

Y si dijeras mal, alguien te escucharía? Más allá de decir que todo pasará, realmente tendrá el tiempo para VERTE y ayudarte?

Yo quiero desde mi lógica ayudar a cambiar el mundo, a descolocar a la gente en simples gestos que sólo algunos nos damos el tiempo de VER… y tú…. Te sumas?

Comparte en tus redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *